FLOW BAMBÚ

The begining…

FlowBambú

En mi Jungla.

Desconecto.

Siempre me ha gustado el concepto del Bambú, el filosófico, extraído de la naturaleza extraordinaria de esta planta.

Es algo abstracto, pero concreto al mismo tiempo. Como mi rap.

Una mala época de mi vida dio como fruto el nacimiento del Flow Bambú. La inmersión en mis letras, mi proceso creativo y mi jungla de rap, eran lo único que me permitía hallar la paz.

La energía y el espíritu de la madera que formaba mi casa. La habitación perfectamente orientada hacia mis plantas. La visión del alma de las poderosas cañas de bambú a través de la ventana. Todo ello finalmente dio lugar a la generación de mi estilo.

Tan oriental, tan Bambú.

Como planta, podemos definir el bambú como flexible y duro al mismo tiempo, adaptable pero resistente, con una semilla que puede llegar a tardar en germinar hasta 7 años asentando las bases. Sus raíces son tan fuertes que frenan la erosión que carcome la tierra y ,una vez están listas, su crecimiento es vertiginoso.

Imagina algo más profundo y filosófico:

El bambú se prepara para triunfar y en su camino hacia lo más alto se vuelve poderoso. Si la desgracia cae sobre él y alguien lo corta de manera indiscriminada, este árbol renace y llega de nuevo a la cumbre; incluso ‘empezando de cero’.

Se dice que atrae la energía positiva. De hecho lo usamos como talismán. Aunque él es más bien un reflejo de muchas cosas: fortaleza, vitalidad, paciencia, constancia, perseverancia y, sobre todo, grandeza.

Después de leer esto todos querremos ser Bambú.

Me gusta pensar que somos similares, esa idea me representa.

Así es mi rap, mi flow.
Es bambú.
Pekeño Jo.